El 2022 cerró con más de 900 casos confirmados en la última semana. Las autoridades sanitarias piden a la población no desestimar las recomendaciones de prevención.

La última semana epidemiológica de 2022, cerró con 907 casos positivos de COVID-19 en la provincia de Salta. Esto marca un considerable incremento a partir del 5 de noviembre, cuando no se había registrado ningún caso.

El director general de Coordinación Epidemiológica del Ministerio de Salud Pública, Francisco García Campos, explicó al respecto que “en la semana epidemiológica 44, que va del 30 de octubre al 5 de noviembre, tuvimos cero casos, a partir de ahí comenzó un ascenso leve al principio, que fue creciendo hasta finalizar el año con 907 casos en la semana epidemiológica 52”.

Ante este incremento, solcitan a la población observar las medidas de prevención generales, como:

·        Asegurar adecuada ventilación de los ambientes, lavado de manos frecuente con agua y jabón, o uso de alcohol en gel.

·         No acudir a actividades sociales, lugares públicos, instancias laborales o educativas cuando presentan síntomas.

·     Todas las personas que asistan a un establecimiento de salud deben utilizar barbijo, tanto pacientes como acompañantes, para reducir la exposición a virus respiratorios.

Se recuerda que las personas con síntomas de infección respiratoria aguda y con confirmación de COVID-19, leves y asintomáticas, deben extremar las medidas de prevención durante cinco días desde el inicio de síntomas y hasta cinco días luego de que recibe el alta médica. Cuando reciben el alta médica se deben reforzar las medidas de prevención.

Los contactos estrechos de casos de COVID-19 no tienen indicación de aislamiento en la situación actual.

Deberán observar las siguientes medidas de prevención durante 10 días:

•        Uso adecuado de barbijo.

•        Ventilación adecuada de los ambientes.

•        Lavado frecuente y adecuado de manos.

•        Evitar el contacto con personas que tengan condiciones de riesgo.

La jefa del programa de Inmunizaciones, Adriana Jure, remarcó que “la vacuna es muy importante, sobre todo para las personas mayores de 60 años, o que presentan mayor riesgo”, agregando que “si bien no impide la transmisión, sí disminuye las formas graves de la infección, las internaciones y las muertes”.

Las vacunas contra COVID-19 están disponibles para todas las personas a partir de los seis meses de edad en hospitales, centros de salud y puntos de vacunación que se instalan en diversos lugares para facilitar que las personas accedan a las dosis.

“Los mayores de 18 años pueden recibir el tercer refuerzo una vez transcurridos 120 días desde la última dosis, y todas las personas que necesiten vacunarse pueden hacerlo; les recomendamos que concurran a los centros de salud o a los vacunatorios, con el carnet de vacunas o con documento de identidad”, dijo Jure.

También afirmó que “hay disponibilidad de vacunas y no hace falta sacar turno para vacunarse”, concluyendo que “hay demostración científica de la efectividad de la vacunación”.