El secretario general del organismo, António Guterres, criticó el resurgir del sector de los combustibles fósiles.

«Necesitamos una revolución de las renovables, no un resurgimiento autodestructivo de los combustibles fósiles», dijo Guterres en un discurso ante la Asamblea General de la ONU para presentar sus prioridades para este año.

La lucha contra la crisis climática es uno de los ejes de este programa y el diplomático portugués insistió en que todas las empresas -incluidas las petroleras, gasistas o del carbón- deben cumplir con las metas en este ámbito.

En ese sentido, dijo que cualquier compañía que sea incapaz de fijar un curso creíble hacia la neutralidad del carbono, con objetivos claros para 2025 y 2030, debería dejar de operar.

En las últimas semanas se han conocido beneficios récord de petroleras y otras empresas de combustibles fósiles, que se han visto beneficiadas por el encarecimiento de la energía consecuencia de la guerra de Ucrania y las sanciones impuestas a Rusia por muchos países.

Según Guterres, 2023 tiene que ser un año que cambie por completo la lucha contra la crisis climática, con acciones mucho más decididas para reducir las emisiones contaminantes.

«No más pequeños pasos, no más excusas, no más ecoimposturas, no más codicia sin fin por parte de la industria de los combustibles fósiles y sus facilitadores», recalcó.

El jefe de la ONU ha convocado para el próximo septiembre una cumbre climática en Nueva York a la que están invitados todos los Gobiernos y empresas, pero a condición de que lleven allí nuevos compromisos.

«Muestren acciones aceleradas esta década y planes renovados y ambiciosos para tener cero emisiones netas, o por favor no aparezcan», insistió Guterres.

Fuente: EFEverde