José Luis Manzano

El empresario, dueño de una parte de Edenor, Metrogas, petroleras y medios de comunicación, se define como “el principal jugador privado” del mercado del “oro blanco” en Argentina. Una resolución de la Corte Suprema solicitó información sobre todas las exploraciones de litio, ante amenaza ambiental. Por Emilia Delfino.

De bajo perfil y dueño de una porción de la energía y los medios de Argentina, el empresario José Luis Manzano, ex ministro de Interior de Carlos Menem, se convirtió en el “principal jugador” del negocio del litio local: ya concentra 243.000 hectáreas en salares en Catamarca y Jujuy, según informó Integra Capital en el último documento destinado a sus inversores (2023).

El “oro blanco”, como se define a este preciado mineral, es presentado por el Gobierno como una de las salidas económicas del país y del futuro: se destinará principalmente a la fabricación de baterías de celulares, computadoras, autos eléctricos y almacenamiento de energía eólica. Argentina integra el “Triángulo del Litio”, junto con Chile y Bolivia, donde las denuncias de impacto ambiental y afectación y contaminación de las reservas de agua de los salares están en vías de aumento, frente a la extensión del negocio minero. Los salares de la Puna son humedales.

Integra Capital es la nave insignia de Manzano. A través de este grupo económico, que fundó dos años después de su renuncia como funcionario de Menem, posee acciones en empresas centrales en energía y medios de comunicación, entre otros rubros: es dueño de una parte de Edenor, Metrogas, la petrolera Andes Energía (hoy Phoenix Global Resources), la eléctrica Andina PLC, así como el canal América, Radio La Red y El Cronista Comercial, entre otras compañías.

El tercer gran rubro de los negocios de Manzano es la minería, a través de Integra Recursos Naturales, que engloba a compañías especializadas del grupo: Integra Lithium e Integra Cobre, por ejemplo. Integra Capital también es dueña de Minera Aguilar, principal productora de estaño, plomo y plata de Argentina; y de Minera Álamo Gordo, compañía de exploración en uranio, según la empresa.

Actualmente, Integra Lithium asegura ser “el jugador privado más grande de Argentina en litio”, con activos por 243.000 hectáreas en salares y roca en las provincias de Jujuy y Catamarca, de acuerdo con las publicaciones de la compañía.

Las principales inversiones de Manzano en litio se encuentran en Catamarca, pero el proyecto más avanzado es el de Jujuy, explicó la compañía.

En Jujuy, la compañía de Manzano interviene en el Salar de Jama, ubicado a unos 150 kilómetros de la ciudad de San Salvador de Jujuy, donde obtuvo permisos de la provincia para explorar litio en unas 14.000 hectáreas, a 40 años. El 9% del proyecto es de la empresa estatal de la provincia, Jemse. Aspiran a extraer 20.000 toneladas anuales de litio (con un potencial de duplicar esa suma).

Las proyecciones de Integra Lithium es que la tonelada de litio cotizará entre US$6.000 y US$13.000, según un informe de la compañía a sus inversores. Sólo en Jujuy, la proyección más austera arrojaría una ganancia bruta de US$120.000.000 anuales.

En el Salar de Jama, Integra Lithium ya ha efectuado “las tareas de geoquímica y geofísica, y se estarán iniciando los trabajos de perforación de pozos exploratorios de targets en los próximos tres meses”, respondió la compañía. “Otros proyectos se encuentran en etapas más tempranas de exploración, donde se están transitando los estudios de impacto ambiental previos a la realización de tareas invasivas del terreno”, agregó la empresa.

Se refiere a los proyectos en los salares de Catamarca, donde posee derechos mineros sobre 158.000 hectáreas en dos proyectos donde explora litio en salares: Antofalla y Paso San Francisco, también a 40 años. Además, se asoció a la australiana Latin Resources para explorar litio en roca en otras 77.000 hectáreas del proyecto Ancasti. Cada una de las socias posee el 50% del proyecto minero y la sociedad le permitió a Integra superar a Pluspetrol en cantidad de hectáreas de salares.

En Argentina, existen 38 proyectos para extraer litio, la mayoría en manos extranjeras. Entre las de capitales nacionales y mixtos, también operan PAE y Pluspetrol. Hasta el momento, sólo dos producen y exportan los productos derivados de este mineral (carbonato y cloruro de litio). Esos dos proyectos se encuentran justamente en Jujuy y Catamarca, pero en manos de otras compañías.

En el Salar de Olaroz, opera una sociedad integrada por la australiana Allkem, la japonesa Toyota Tsusho y la empresa estatal de la provincia de Jujuy, Jemse. En el Salar del Hombre Muerto, en Catamarca, está en manos de la estadounidense Livent.

“Aproximadamente en un término de entre 30 y 36 meses (según cada proyecto) a partir de la finalización de las perforaciones de pozos exploratorios se podrá comenzar la exportación del producido de las plantas piloto”, afirmó a este medio la compañía de Manzano, que también espera extraer y exportar litio. China es actualmente el principal importador de litio.

“Las plantas de procesamiento definitivas dependerán del acceso a financiamiento de proyectos de esa escala”, aseguró. “La destinación del litio al mercado local y a mercados de exportación dependerá del volumen y niveles de concentración del mineral que se obtengan”, sostuvo Integra Capital. “También estamos analizando la posibilidad de ensamblar baterías dentro del país junto con ensambladores internacionales”, aseguró la compañía.

En la mira de la Corte

La Corte Suprema ordenó el martes 28 de marzo al Estado Nacional y a las provincias de Jujuy y Salta que entreguen al tribunal “toda la información relativa a las autorizaciones de exploración y explotación minera de litio y borato otorgados”, además de “la información sobre la participación ciudadana, denuncias e impugnaciones contra dichos permisos”, “copia de los aspectos ambientales relevados en esas autorizaciones” e información sobre las actuaciones del Ejecutivo vinculadas a la exploración y/o explotación de litio y borato en estas dos provincias, las empresas involucradas y las proyecciones económicas de tal actividad.

La resolución de la Corte fue en el marco de un amparo ambiental presentado en diciembre de 2019 por las comunidades de Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) frente a la posible afectación “irremediable” del medio ambiente y el recurso del agua.

Las provincias y la Nación tienen 30 días para presentar la información requerida para resolver sobre el amparo, que solicita frenar la actividad minera en la zona. La resolución lleva la firma de tres de los cuatro jueces de la Corte, Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

“Actualmente se ha aprobado la adjudicación de veinticinco (25) propiedades mineras ubicadas en Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc, por un total de 28.798,49 hectáreas, a la razón social Integra Recursos Naturales SA, por parte de la empresa Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado (J.E.M.S.E.), para prospección, exploración, explotación e industrialización de litio, potasio y boro en zonas geológico mineras, en los Departamentos de Tumbaya y Cochinoca, entre otras zonas”, sostuvo FARN en el amparo de diciembre de 2019. Desde entonces, las inversiones de Integra crecieron.

La ONG ambientalista presentó ante la Corte copia del “Estudio de los Recursos Hídricos y el Impacto por Explotación Minera de Litio. Cuenca Salinas Grandes y Laguna Guayatayoc – Provincia de Jujuy”. “Este estudio fue presentado a las autoridades de Jujuy y de la Nación, sin que hayan tomado ninguna medida, sino que mantuvieron sus actos y políticas respecto a la explotación de litio en esta cuenca desoyendo la gravedad del daño potencial que se señala”, sostuvo la organización en el escrito, en el que solicitaba que la Corte ordenara frenar la entrega de permisos de exploración y explotación minera en las salinas.

Entonces, afirmó que “de continuar avanzando los proyectos mineros previstos para la Cuenca de Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc, se producirá un daño ambiental grave inminente e irreparable con consecuencias para las comunidades que habitan en la zona y la biodiversidad que se alimenta del sistema hídrico. Este daño involucra principalmente la creación de un des-balance y riesgo hídrico en una zona árida con escasas precipitaciones y estrés hídrico en la mayor parte del año”.

Historia

Oriundo de Mendoza, Manzano fundó Integra Capital en 1995, durante su estadía en Washington DC, Estados Unidos, dos años después de su partida como Ministro de Interior de Carlos Menem, en 1993. Había ocupado ese cargo durante dos años. Emigró entonces a los Estados Unidos y estudió negocios y finanzas en la Universidad de Georgetown, aunque su verdadera migración fue de político a empresario.

Antes de asumir como ministro de Menem, Manzano manejó los hilos de la bancada del Partido Justicialista en la Cámara de Diputados, entre 1983 y 1991, donde fue apodado como “Chupete”, por su juventud, dicen las crónicas del menemismo.

Esas relaciones políticas sobrevivieron a todos los tiempos. Es un hombre de buena relación con los Kirchner y en especial, con el actual ministro de Economía, Sergio Massa. En 2020, tras la asunción de Alberto Fernández, participó “pro-bono” en la reestructuración de la deuda soberana Argentina por US$65 mil millones.

Integra Capital comenzó como “advisor” para otras empresas en la adquisición de activos energéticos, entre otros. En 1997, interviene en el negocio de los medios de comunicación como advisor en la organización de Supercanal (segundo proveedor de cable en Argentina) y de Grupo Uno (grupo de medios del interior) y se convierte en accionista de ambos. A partir de entonces, conformará junto al empresario Daniel Vila el segundo multimedio más importante del país: América (canal América, A24, El Cronista Comercial, Radio La Red, entre otros).

Fuente: El Ciudadano Web