El parque nacional Baritú se creó hace 49 años, recibe muy pocas visitas y se conserva en perfectas condiciones.

Aunque el parque nacional más austral del mundo, que se encuentra en Tierra del Fuego, a pocos kilómetros de Ushuaia, es muy famoso, pocas personas conocen el parque nacional más al norte del país: el Baritú.

Este espacio natural protegido, que abrió sus puertas hace 49 años, se ubica en el extremo norte de Salta, a escasos kilómetros de la frontera internacional con Bolivia.  Curiosamente, debido a las características del parque nacional Baritú, la única vía de acceso disponible es a través de nuestro país limítrofe.

Ante la relevancia natural de este sector, emplazado en el departamento de Santa Victoria, a solo 30 kilómetros de la localidad de San Ramón de la Nueva Orán, se decidió crear el parque nacional Baritú el 27 de marzo de 1974.

Rápidamente, el sitio cobró importancia al ser integrado dentro de la reserva de biosfera de las Yungas, que comparte con otros cuatro espacios naturales: el parque nacional Calilegua, la reserva nacional El Nogalar de Los Toldos, el parque provincial Laguna Pintascayo, y el parque provincial Potrero de Yala.

Durante las últimas cuatro décadas, el sitio se conservó en perfectas condiciones, gracias a que sus paisajes reciben muy pocas visitas y, en algunos sectores, son prácticamente intransitables.  Es decir, las 72.439 hectáreas del parque nacional Baritú, que representan el hábitat natural de múltiples especies, se mantuvieron prácticamente en el mismo estado durante las últimas cuatro décadas.

Uno de los factores más valiosos del parque nacional Baritú son las plantas y los animales que allí conviven. En algunos casos, representan especies en peligro de extinción, que en este espacio permanecen alejadas de cualquier tipo de amenaza.

Por lo tanto, entre la selva y el bosque de este enorme espacio natural, emplazado a 2.000 metros sobre el nivel del mar, es posible encontrar cebiles, guayabos, jacarandás, guayacanes, yuchanes, palmeras, maromas y lapachos. 

Dentro del listado de animales que habitan este parque nacional, que está muy alejado de las grandes urbanizaciones, se encuentran tapires, yaguaretés, pumas, ucumares, monos, ardillas coloradas, armadillos, zorros, perezosos, cóndores, águilas y colibríes. 

Curiosidades

El parque nacional Baritú es tan particular que acumula una gran cantidad de curiosidades, imposibles de observar en otros espacios similares de Argentina. Por lo tanto, quienes viajen hasta el Norte Argentino, crucen la frontera con Bolivia e ingresen a este pulmón verde, también tienen que tener en cuenta que:

  • Es un destino que recibe hasta 3.000 milímetros de lluvia cada año. 
  • Es atravesado por múltiples ríos, entre los que resaltan el Baritú, el Lipeo y Las Pavas. 
  • Permanece rodeado por el cerro de Las Pavas y el cerro Negro. 
  • Suele tener temperaturas mínimas de 7°C en invierno y máximas de 39°C en verano. 

Aunque es un parque nacional argentino, su geografía impidió crear una vía de acceso desde Salta. De esta manera, es necesario ingresar a Bolivia para transitar el único camino disponible.  Una vez en el lugar, los turistas deberán anunciar el ingreso a los guardaparques, indicar qué recorrido realizarán y cuánto tiempo permanecerán en el sitio.

El plan de visita descrito funcionará si los caminos internos del parque están habilitados, ya que en la época de lluvias, que suele abarcar los meses más cálidos del año, la acumulación de agua y la crecida de los ríos impide, en ocasiones, la circulación.

Billiken