Washington busca acceder a estos recursos minerales para reducir su dependencia hacia China

En el marco de la transición verde, el desarrollo de vehículos eléctricos y la electrónica en el ámbito de Defensa, EE.UU, busca obtener el acceso a metales como litio, cobalto y cobre, cuyas reservas están situadas en países africanos. El asunto es aún más importante, en medio de la competencia con Chinaque posee grandes reservas de materiales críticos y podría cerrar el acceso a estos para Washington, de agravarse sus relaciones bilaterales.

Planta en Tanzania: procesamiento de níquel

Así, Tanzania construirá una planta de procesamiento de minerales críticos con la ayuda de EE.UU, señalo la semana anterior la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, durante su visita al país africano.

«Este proyecto es un modelo importante y pionero, usando tecnología innovadora y de baja emisión y altas normas laborales. Sobre todo, materias primas que pronto serán procesadas en Tanzania por tanzanos. Ayudará a abordar la crisis climática, construir resilientes cadenas de suministro globales y crear nuevas industrias y empleos», manifestó Harris. Añadió que para el 2026 la planta suministrará níquel procesado a EE.UU y al mercado mundial.

Zambia y la República Democrática del Congo: cobre y cobalto

El acuerdo con Tanzania sigue un memorando de entendimiento sobre industrias de baterías para vehículos eléctricos, con la República Democrática del Congo (RDC) y Zambia, firmado en diciembre del 2022, de carácter no vinculante. Según opina Christian-Geraud Neema, experto del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales para África, el documento muestra : «la voluntad de la administración Biden de actuar y reducir la dependencia de China lo antes posible».

De acuerdo con el analista, la RDC produce dos tercios del cobalto del mundo, mientras que Zambia ocupa el segundo lugar en África y octavo en la escala global en la producción de cobre. Además, destacó que Pekín controla alrededor del 80% de la producción de ambos metales en la RDC y el 73% del procesamiento de cobalto en el mundo. Añadió que Washington trató de convencer al presidente de la RDC, Felix Tshisekedi, de que revisara los acuerdos en este ámbito con China, firmados por su predecesor, Joseph Kabila. No obstante, la iniciativa no tuvo resultados tangibles.

Asimismo, Neema afirmó que ambos países africanos se pronunciaron en contra de la elección entre Pekín y Washington. Subrayó también que, para lograr el éxito, la implementación del memorando debe abstenerse de las consideraciones geopolíticas y realmente contribuir al desarrollo industrial de Zambia y la RDC.

Competencia estratégica

La competencia por materiales críticos no se limita solo a estos tres países africanos.  Zimbabue, la nación con las reservas de litio más grandes, también atrae la atención de Pekín. Tres empresas chinas, Zhejiang Huayou Cobalt, Sinomine Resource Group y Chengxin Lithium Group, adquirieron allí proyectos de litio por valor de 679 millones de dólares y están construyendo plantas de procesamiento.

«La verdad es que esto eliminó la competencia en el mercado, impidiendo que ninguna nueva empresa o país pueda entrar e invertir», manifestó el director ejecutivo del gestor de activos EMG Advisors, Will McDonough. Agregó que en las próximas décadas el control sobre los minerales críticos, con especial hincapié en África, será el mayor problema geopolítico de carácter global. Según McDonough, EE.UU «no puede permitir a China convertirse en la OPEP del litio, cobre, cobalto y níquel» porque «cualquier desarrollo futuro de esta capacidad de energía verde será completamente dependiente de su permiso y fijación de precios, lo que no es bueno para el libre comercio o la innovación».

Mientras tanto, Chris Berry, presidente de la empresa de consultoría House Mountain Partners con sede en Nueva York, constató, «actualmente China controla demasiado de la cadena de suministro de baterías» para pensar que Occidente «puede ser realmente independiente de la influencia de China». Agregó que Pekín ya juega un papel predominante en África, por lo que la actividad de Washington parece «más una jugada de ajedrez geopolítico para recordarle a sus adversarios que EE.UU. sigue activo en el tablero global».

Fuente: actualidad.rt.com