En agosto del año pasado comenzó a implementarse la separación de residuos en origen, y la Municipalidad de Salta realiza un balance en el que señala al sector gastronómico como el que menos cumple y destaca que hay una aceptación de más del 60% en la ciudadanía.

El subsecretario de Servicios de la Municipalidad, José Ginocchio, aseguró que fue una especie de primera prueba para ver cómo se podía instalar en Salta la separación de residuos.

En este sentido, señaló que cuesta dado que son más de 340 barrios, pero la aceptación supera el 60%. Destacó que uno de los beneficios que se observa es la reducción en un 30% del volumen de basura que se genera en la ciudad, 750 toneladas diarias de basura, casi medio cerro San Bernardo, de acuerdo con lo que indicó.

El funcionario municipal afirmó que los mayores problemas de reciclado en separación de origen se registran en el microcentro. “A pesar de lo que habíamos proyectado”, dijo apuntando al sector gastronómico.

Al respecto, precisó que se trata de los corredores gastronómicos de Plaza 9 de Julio, Paseo Güemes, Balcarce, Plaza Alvarado, y algunos de los barrios de la zona norte y parte de la zona este.

“Allí todavía nos encontramos con que, si bien hay conciencia, la actividad rápida de los gastronómicos hace que no tengan tiempo de hacer la separación en forma debida”, analizó Ginocchio explicando que, por ello, en estos puntos de la ciudad instalaron campanas verdes y contenedores de color naranja.

Fuente: Aries