La querella busca cotejar los hisopados obtenidos el día del siniestro vial con el ADN extraído de los imputados. La familia de Luján Aguirre continúa pidiendo el cambio de carátula.

La causa que se sigue contra Ignacio Demitrópulos (hijo del coordinador administrativo de la Gobernación y mano derecha de Gustavo Sáenz) y Nicolás Mulki por la muerte de Luján Aguirre y Paula Cadillo sigue su marcha. Mañana, en la sede del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, se comenzará una pericia genética.

A pedido de la familia de Luján Aguirre, la Justicia accedió a que se coteje los hisopados extraídos el día del siniestro que terminó con la vida de las adolescentes con el ADN obtenido de los imputados. Con esto se busca comparar el perfil genético con los objetos secuestrados ese día.

Por la muerte de las jóvenes, el hijo de Nicolás Demitrópulos está imputado como autor del delito de homicidio culposo en siniestro vial agravado por el número de víctimas (dos) en concurso ideal con lesiones culposas graves en siniestro vial. Nicolás Mulki, el otro joven que viajaba en ese vehículo, también está imputado como coautor de homicidio culposo en siniestro vial agravado por el número de víctimas (dos) en concurso ideal con lesiones culposas graves en siniestro vial.

El último lunes, familiares y amigos de Luján Aguirre recorrieron las calles que rodean Plaza 9 de Julio para pedirle celeridad al Poder Judicial por el pronto esclarecimiento de la causa. “Al día de hoy lucho contra la libertad de Mulki porque el juez se la otorgó a pesar de la negativa del fiscal”, expresó Gabriela Bardi durante la movilización.

La madre de Luján también señaló que a raíz de los sucedidos en el fatídico accidente espera que la Justicia cambie la caratula y que el caso sea considerado un “homicidio simple”. “Mi hija suplicaba por su vida, mientras Mulki molestaba al conductor que manejaba con alcohol en sangre. Hay que castigar a los responsables”, enfatizó.

Finalmente, Bardi también cuestionó que al día de hoy Demitrópulos, quien permanece bajo arresto domiciliario, no sea controlado con una pulsera o tobillera electrónica.

Fuente: Comunidata