La crecida del Rio Candado se llevó el terraplén conectado con el puente Bailey que da acceso a Los Toldos, y la localidad nuevamente quedó aislada solo con la posibilidad del paso peatonal hacia Bolivia.

El intendente de Los Toldos, Virgilio Mendoza, informó que se encuentran nuevamente aislados por la creciente tanto de los ríos Candado (del lado argentino) cómo el Orozeño (del lado boliviano). «Se llevó la parte del terraplén que conecta el puente Bailey con la parte del lado boliviano», indicó.

El gobierno provincial había anunciado una serie de obras para la conexión vial de la localidad con territorio argentino a través de la ruta provincial 7. Sobre estos puntos, Mendoza informó que durante el 2022 se construyeron cuatro puentes, uno sobre el río San José y los otros 3 sobre el Río Candado; pero afirmó que aún faltan consolidar los caminos.

«El camino estuvo transitable hasta el 8 de enero, pero por las inclemencias ya no se puede», subrayó el mandatario municipal.

Sin embargo, señaló que el puente viejo de cemento es la única solución para ingresar o salir de la localidad, pero solo por paso peatonal ante la falta de mantenimiento, y conectado a Bolivia. «Estamos en una zona que precipita bastante, así que siempre en época de lluvia se va a complicar», señaló.

Por esta razón, los al menos 3 mil habitantes toldeños tendrán que contratar servicios de remises que los busquen del lado boliviano y los lleven hasta la localidad de Aguas Blancas, donde deberán abordar otro transporte, si es que necesitan llegar a la Ciudad de Salta.

En el presupuesto 2022, que la oposición rechazó, se había incluido la obra de un nuevo puente de cemento que permita la salida vehicular de Los Toldos por el lado boliviano. Ante el presupuesto 2023 se desconoce si el pedido fue nuevamente incorporado.

Fuente: Nuevo Diario de Salta