Según denunciaron, son varios los barrios perjudicados por la falta de recolección de residuos.

Cerca de las 16, vecinos de la ciudad de Orán, cansados del pésimo servicio de recolección de residuos que depende de la municipalidad, fueron a arrojar nuevamente varias bolsas de basura en la puerta de la oficina del intendente Pablo González.

Claramente, se pudo observar carteles con el nombre de los barrios afectados sobre los sacos de desperdicios acumulados, en el cual se manifiesta la indignación de los contribuyentes. Algunos de ellos son barrio Libertad y 20 de Febrero.

Vale señalar los riesgos que ocasiona la acumulación de basura para las y los vecinos. Según denunciaron, los camiones no pasan por todos los barrios y, si lo hacen, es fuera de término. Se suma ello a las tardías labores de descacharrado, fundamental para prevenir diversas enfermedades, como el dengue o el hantavirus, muy presentes en el norte provincial.

Debido, a la delicada situación, muchos de los lugareños deciden quemar los desechos que, sin dudas, puede resultar peligroso por los fuertes vientos y las altas temperaturas que azotan a Salta.

«Hace cinco días que los recolectores no pasan por mi casa. Si en el transcurso de la semana no se soluciona este tema, volveré a hacer lo mismo», expresó una de las vecinas que dejó sus residuos en las oficinas municipales.

Con información de Voces Críticas