Fueron trasladados a zona norte en 2018 bajo la promesa de que se refaccionaría y devolvería el histórico edificio de calle Zuviría.

La comunidad educativa de la Escuela Superior de Música José Lo Giudice se encuentra en plan de lucha. Exigen al gobierno provincial que cumpla su promesa de refaccionar el histórico establecimiento ubicado en calle Zuviría y devolverlo para su finalidad original.

“Es un edificio histórico, está muy venido a menos, hay que hacer una inversión importante para conservar su estructura”, explicó Marina Laguna, docente e integrante del Consejo Directivo de la institución, remarcando que “fue una de las casas de Güemes”.

En este sentido, se refirió al convenio firmado con Nación por el cual el gobierno nacional destinará 150 millones de pesos para obras. A cambio, el edificio se convertirá en una sede de la Biblioteca Nacional y en la sede local del Programa Federal “Construir Ciencia”, mediante el cual se creará un Centro de Interpretación y Popularización de la Ciencia.

“Nosotros no nos queríamos ir del centro porque sabíamos que nos iba a bajar la matrícula”, continuó la docente en relación a la decisión del gobierno de Juan Manuel Urtubey de trasladar la institución a la zona norte de la ciudad. Aseguró que bajó significativamente la matrícula en actividades como Iniciación Musical, el Coro, los talleres para adultos y el TAP (Trayecto Artístico Profesional, ciclo básico para quienes deseen profesionalizarse en la música.

Además, señaló que, si bien tanto la Iniciación Musical para niños como el TAP son muy importantes en la formación de un músico, al tratarse de educación no formal, SAETA no provee al conjunto de estudiantes del pase libre.

“Nos mataron”, aseveró Marina precisando que pasó de un aula con 80 estudiantes a una con apenas 10. “La escuela de música es un establecimiento histórico en la provincia. Tenemos 50 años trabajando. Lo de Zuviría lo hemos reclamado, hemos mandado notas al Ministerio”, aseguró. Indicó que el responsable institucional, porque no cuentan aún con rector nombrado, envió una nota de pedido de audiencia a la Secretaria de Gestión Educativa, quien había adelantado que respondería por escrito.

“Estamos en pie de lucha, es nuestro edificio. Estamos defendiendo una casa de altos estudios que es de toda la Provincia”, manifestó la docente al tiempo que destacó que el edificio de la calle Zuviría fue donado con la condición de que ahí funcionara la Escuela de Música, una institución de 50 años, con unos 160 profesores, y cientos de estudiantes y egresados.

“No nos vamos a quedar mirando cómo nos sacan todo”, anticipó Laguna para luego remarcar: “Cuando un funcionario asume en un cargo no puede hacer borrón y cuenta nueva y desentenderse de todos los proyectos que hay. Acá en Salta cambian los gobiernos, pero las personas son las mismas”. “El Ministerio de Educación siempre fue deficiente. No hay respeto hacia los docentes, los sueldos son bajísimos, y los sindicatos no representan a los trabajadores”, lamentó.