El presidente de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE), Héctor Pagani, se refirió a la ley de renovables y analizó el camino que considera necesario para cumplir con los objetivos en vistas a 2025.

La Ley 27.191, que modificó el “Régimen de Fomento Nacional para el Uso de Fuentes Renovables de Energía Destinada a la Producción de Energía Eléctrica”, y establece como objetivo el camino hacia la sustitución energética, es un desafío para la Argentina. En, 2022, el porcentaje de participación de las renovables en la demanda energética fue levemente menor al 18% previsto para este año y, de continuar esta tendencia, el país podría incumplir su compromiso al 2025.

Según la norma, el objetivo de la Segunda Etapa del Régimen es que las fuentes de energía renovable alcancen el 20% del consumo de energía eléctrica nacional al 31 de diciembre de 2025. Restan menos de diez días para el cierre del 2022 y la mirada ya está puesta en las perspectivas 2023 y en tratar de, finalmente, cumplir con las metas planteadas.

Así lo planteó el presidente de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE), Héctor Pagani. Afirmó que, para llegar al 2025 con el 20% de participación de energía renovables, la eólica debería tener 5000 MW operativos, por lo que tendrían que sumarse 1708 MW dado que, al momento hay 3292 MW instalados y cerca de 820 en construcción.

El representante sectorial sostuvo que, para no esperar por años la construcción de nuevas redes de transmisión que serían necesarias para lograr los objetivos, una opción sería “que, poco a poco, los grandes usuarios del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) contraten energía limpia mediante el Mercado a Término o la instalación de pequeños parques renovables”.

“Insistimos con centrales híbridas (solar+fotovoltaico), que tienen mejor rendimiento, y, además, se pueden hacer parques de 2 MW a 10 MW que, en determinadas zonas, no requieren poner líneas de transmisión”, sostuvo Pagani.

Para ello, aseguró, es necesario “darle una vuelta” a la generación distribuida, que permite pagar menos que el valor de compra cuando se vende el excedente.

Asimismo, consideró que es esencial, para fomentar las renovables a nivel nacional, ratificar el compromiso climático asumido y modificar la Ley 27.191. Ello para que el nuevo objetivo de incorporación mínima del total del consumo propio de energía eléctrica sea con, al menos, 30% de energía proveniente de fuentes renovables.

“Eso también generaría muchos puestos de trabajo porque la potencia eólica instalada debería ser de 10.000 MW y produciría entre 18.000 y 30.000 puestos de trabajo con energía limpia, ya que por cada MW de potencia instalada on-shore se generan 5,26 puestos de trabajo”, manifestó Pagani.

Señaló también que hay que trabajar con las cooperativas eléctricas de modo que algunas pongan energía eólica, fotovoltaica o híbrida sin la necesidad de construir nuevas líneas de transmisión. Opinó, además, que hay seguir con las licitaciones, fundamentalmente con el MATER, a la par de trabajar en la generación distribuida.

Fuente: Ámbito