Ramiro Frías, referente también de los despedidos de Mansfield, contó la lucha que significó, además, ser sobreseído de otra causa en la que había sido involucrado. “A los trabajadores siempre nos persiguen cuando nos botan laboralmente”, expresó. Pese al fallo favorable, la empresa se declaró en quiebra y no tienen a quién cobrarle.

Después de 8 años, la justicia falló a favor de los trabajadores despedidos de Frigorífico Orán. Ramiro Frías, despedido y sobreseído también tras 8 años en una causa en la que había sido involucrado, lamentó el accionar represivo contra trabajadoras y trabajadores que luchan por sus derechos. Cabe recordar que se trata de quien representó a los despedidos de Mansfield que, luego del reclamo que realizaron por meses, no consiguen ser empleados nuevamente en el rubro.

Frías recordó que en 2013 se encontraba trabajando en Frigorífico Orán. “Nos corren de la noche a la mañana a dos compañeros más y a mí. Yo venía denunciando al ex intendente Marceo Lara Gros, a la ex diputada Amelia Acosta, a Julio Villalba, que estuvo ahora en Transporte de la Provincia, y a otro muchacho, Gabriel Caro, que es narcotraficante y que era el encargado del matadero”, aseveró el trabajador.

“Estuve en una radio de Walter y Cristina Guzmán- delegada de ATE en Orán-. Gracias a ellos yo estoy en libertad, sino me hubiese comido 8 años”, destacó luego Frías. Al respecto, relató: “El 27 me llegó una notificación de la Policía Federal donde el juez Montoya me sobresee de la causa. Pero ese día que me hacen el operativo me llevan demorado a Drogas Peligrosas, me revisan. Van los testigos y la Policía de la Provincia les quería hacer firmar cualquier declaración. Ellos han dicho que no iban a firmar. El apriete era que ellos buscaban otros testigos que iban a firmar. Como ellos son de la prensa, han comenzado a abrir los micrófonos de las radios, han llevado cámaras, y gracias a ellos estoy en libertad. Así se maneja la Policía de la Provincia acá en Orán”.

“Eso fue un lunes, yo decía por los medios que el martes me iba a encadenar al Concejo Deliberante porque Amelia Acosta, en ese momento tenía una banca de concejal, y el marido, Julio Villalba, era el asesor de la Municipalidad. Ahí triangulaban todo con Gaby Caro, con Amelia Acosta y con el Intendente, y hacían el teje y desteje del matadero”, continuó Frías remarcando que “gracias a esa lucha se ha logrado quitar el matadero a este tipo que era Giménez Levin”. “Pero este sinvergüenza de Gabriel Caro armó una cooperativa que preside él y tienen contrato hasta 2030”, lamentó.

En esta línea, sostuvo: “Nosotros le hemos ganado el juicio al Frigorífico Orán, pero el Frigorífico Orán no existe más y no sabemos a quién le vamos a cobrar. Después de 8 años de juicio, los trabajadores no sabemos a quién le vamos a cobrar. Lo que hizo el juez sinvergüenza este, tuvimos que apelar, mandar la causa a Salta, porque se reía y era evidente que lo estaban coimeando. Desde Salta han decidido que salga el juicio a favor de nosotros, pero no tenemos a quién cobrarle”.

“Orán es Sinaloa”

Continuando con su descripción de la grave situación que se vive en el norte provincial, Frías contó: “Ayer llegó Infantería para reprimir acá al gremio de ATE. Estaba Cristina Guzmán, que la iban a llevar detenida. Yo me acerco, me paro delante del comisario Suárez, que vino de Salta por los cambios en la Unidad Regional N°2. Me paré delante de ellos, comencé a gritar un montón de cosas”.

“Orán es Sinaloa”, resumió Frías mientras agregaba a su narración: “Les dije ‘Ha tenido que venir una fuerza federal a agarrar un narcotraficante y femicida’, porque estaba por intento de femicidio este personaje Oreja Martínez. No tengo nada en contra del chango, pero la Policía de la Provincia es corrupta, de la mano con los narcos anda. En dos meses todo el mundo veía a esta persona, pero la Policía de la Provincia no porque tenían un sueldo. Eso les gritaba a los policías. Han levantado los cinco móviles y se han ido porque han quedado en evidencia. Al rato llegó un móvil con el comisario este, pedía hablar conmigo y yo estaba en la sede de ATE. Me dice ‘mire, me siento medio molesto’. ‘Ustedes me han armado una causa por drogas’, les dije”.

Minera y represalias

Frías, que fue también despedido de la minera Mansfield en plena pandemia, hecho por el cual se manifestó durante meses en la ciudad, lamentó: “La promesa de Rodrigo Monzó, de Gustavo Sáenz, de Jorge Guaymás y del doctor Batule, era que nosotros firmábamos por los 90 mil pesos e íbamos a ir entrando paulatinamente a trabajar. Desde hace un año ninguno entró a trabajar. Estábamos todos en una lista negra porque presentamos currículum y no podemos entrar a trabajar en ninguna minera”.

“A los trabajadores siempre nos persiguen cuando nos botan laboralmente”, expresó con malestar ante estas situaciones que afectan a cientos de trabajadoras y trabajadores. Y advirtió: “Que no se confunda Gustavo Sáenz porque en el 2023, aunque sea solo, voy a estar en Salta. Ya lo hice una vez y lo voy a volver a hacer. Voy a volver a juntar a los changos, y como va a ser un momento de elección y seguro se va a querer candidatear a Gobernador, va a dar los trabajos”.

“Esto se tiene que terminar de una vez por todas. Han hecho renunciar al ministro Pulleiro porque la cosa no va más. Han puesto ahora a otro peor y sigue lo mismo. Esto se tiene que terminar, la gente tiene que ponerse las manos en el corazón y ver cuál va a ser el futuro de sus hijos. Porque acá en toda la provincia de Salta la droga está matando a las criaturas. Es impresionante, te matan por robarte un celular en Orán. Esto se tiene que terminar. Yo pido, imploro, que nos devuelvan el trabajo para seguir trabajando”, exclamó Frías.

Y amplió: “Cuando uno reclama, uno reclama por los derechos. Yo hago muchas denuncias porque soy una persona luchadora, una persona trabajadora que siempre ha defendido a los trabajadores, y siempre los voy a defender. Es una pena que te hagan pasar por miles de cosas y que te agarre una desesperación porque no sabés qué hacer. Es una pena que en esta elección hayan sido muy poquitos los candidatos que entraron del lado de la izquierda, pero yo los apoyo porque han sido los que han acompañado en varias luchas. Gracias a esa gente, mi familia el año pasado comía en Orán mientras yo en Salta luchaba por el trabajo y por la vida de mi mamá, que estaba internada”.

“Eso es lo que te hacen, te hacen daño. En la Catedral yo estaba con la boca cosida y me han pegado tal paliza que me desperté en el San Bernardo. Es algo triste lo que te hacen pasar. Y esto, lo que me están haciendo a mí y a mis compañeros que han acompañado en el acampe, es un claro escarmiento, pero que no se confundan porque en 2023 les vamos a dar un escarmiento para que aprendan”, cerró.

Fuente: Todas las voces todas – FM Noticias 88.1 MHz.