Lithium Americas y Arena Minerals están por cerrar un acuerdo de US$ 227 millones para potenciar la cuenca de Pastos Grandes en Salta.

La minera canadiense Lithium Americas, dueña del proyecto de litio Pastos Grandes, en Salta, hizo una oferta para comprar todas las acciones de Arena Minerals, firma que, a su vez, es dueña del 65% de Sal de la Puna, un proyecto contiguo al de Lithium.

La operación se concretará mediante un canje de acciones y una fusión que le dará a los actuales acciones de Arena aproximadamente el 5,7% de Lithium Americas. El valor de la transacción es de 227 millones de dólares.

Si bien el directorio de Arena ya se expidió en cuando a la conveniencia de la oferta, la operación debe ser ratificada por su directorio para la aprobación final de sus accionistas. Algo que puede insumir entre tres y seis meses, estiman en el sector.

Esa primera “aceptación” de los términos de la operación de parte de Arena es lo que, en la jerga, se llama “friendly take over”. No obstante, “lleva procesos legales que terminan con el voto de los accionistas. Debe tener una mayoria del 66% para ser aprobada.

“Esta sinergia para consolidar los dos proyectos nos genera un interés muy importante porque se trata de inversiones altas especialmente en la construcción de las piletas y de la planta”, señaló Ignacio Elorrio, presidente de Lithium Americas para Latinoamérica sobre el proyecto que tiene como objetivo producir 10 mil toneladas de carbonato de litio “grado batería”.

La minera Lithium compró el proyecto Pastos Grandes el año pasado y ahora, con la aprobación del canje de acciones con Arena, planea empezar su construcción a mediados del 2023. Previamente, también se posicionó en el proyecto Cauchari Olaroz, también de litio, que hoy está en construcción.

Jonathan Evans, Presidente y CEO de Lithium Americas dijo que la sinergia entre los dos proyectos permitirá avanzar en la planificación del desarrollo y maximizar el crecimiento en Argentina.

«El momento de la transacción se alinea con el plan previamente anunciado por la compañía de separarse en dos firmas públicas en 2023, y se esperan importantes actividades de desarrollo de proyectos en ambos negocios a principios del próximo año”, señaló.

La empresa se dividirá, por un lado, en Lithium International, que reunirá sus activos argentinos (Caucharí-Oraloz en Jujuy, y Pastos grandes, en Salta) y en Lithium Americas, que mantendrá sus activos norteamericanos (proyectos en Nevada y otros).

Más allá del boom del litio que se vive en distintos países por la electromovilidad, explicó Elorrio, la Argentina tiene una gran ventaja porque lleva un proceso de exploración del mineral desde hace una década.

«Hoy, hay 4 o 5 proyectos que al mismo tiempo pueden desarrollarse porque la exploración está avanzada. Si bien es un mercado en formación, la Argentina tiene una posición predominante como productor de carbonato de litio», destacó.

Fuente: Clarín