Con piedra caliza, el dióxido de carbono (CO2) es capturado directamente del aire para reducir las concentraciones de este gas de efecto invernadero, y se lo inyectan al hormigón o concreto para reforzarlo, como una solución más que innovadora contra el cambio climático.

El acelerado aumento de las concentraciones del gas dióxido de carbono (CO2) está desencadenando una serie de manifestaciones extremas y negativas que ponen en riesgo la vida en el planeta tal y como la conocemos. Reducir las emisiones de este gas de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera es el principal objetivo para evitar que la crisis climática se profundice.

Con el objetivo de mitigar el cambio climático se ha llevado a la búsqueda de soluciones innovadoras y sostenibles para reducir las concentraciones de CO2 en la atmósfera. En este escenario, surge una empresa llamada Heirloom Carbon Technologies, que tiene un ambicioso plan para librar a la atmósfera del exceso de CO2 que la desequilibra.

La eliminación de CO2 es una necesidad, para mediados de siglo, necesitaremos eliminar miles de millones de toneladas cada año (equivalente al 10-20% de las emisiones globales anuales de la actualidad), si queremos mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5°C.

Si las emisiones se detuvieran mañana, el CO2 que ya está en la atmósfera tardará miles de años en disiparse, mientras el planeta seguirá calentándose. Necesitamos eliminar permanentemente el CO2 de la atmósfera y la captura directa de aire es la mejor solución disponible para hacerlo en la actualidad.

Transformando el futuro a través de la captura de CO2

La empresa Heirloom Carbon Technologies se ha destacado en la escena ambiental al presentar una visión audaz y ambiciosa: succionar CO2 directamente de la atmósfera utilizando tecnologías innovadoras y sostenibles. Fundada por un equipo de científicos, ingenieros y empresarios comprometidos con la sostenibilidad, esta empresa estadounidense busca no solo mitigar los efectos del cambio climático, sino también establecer un nuevo estándar para la captura de carbono.

La misión de esta compañía va más allá de simplemente reducir las emisiones, propone revertir el daño ya causado al medio ambiente, aspirando a crear un legado positivo para las generaciones futuras. Su enfoque integral aborda la captura de carbono desde una perspectiva holística, considerando no solo la eficacia técnica, sino también la viabilidad económica y el impacto social.

Existen varias propuestas con un enfoque tradicional centrado en la captura de CO2 pero en los puntos de emisión industriales. En cambio, la propuesta de Heirloom se dirige directamente al aire que todos compartimos, su plan es succionar CO2 directamente del aire, ofreciendo una perspectiva esperanzadora para abordar uno de los desafíos más apremiantes de nuestro tiempo.

Tecnología para succionar CO2 del aire

Heirloom está operando la primera instalación de captura directa del aire (DAC, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos, para eliminar permanentemente CO2 de la atmósfera. Por primera vez en el mundo en tecnología de DAC, sus instalaciones en Tracy, California, capturan CO2 de la atmósfera, que luego se incrusta permanentemente en el concreto.

La tecnología aplicada utiliza piedra caliza (uno de los minerales más abundantes y económicos del mundo), para capturar CO2 directamente de la atmósfera y luego almacenarlo de forma permanente y segura bajo tierra o en materiales como el hormigón.

En colaboración con su socio CarbonCure Technologies, este hormigón enriquecido con el CO2 extraído de la atmósfera se coloca en los cimientos de edificios y estructuras, con el beneficio añadido de crear un hormigón mucho más resistente.

La instalación funciona totalmente con energía renovable, utilizando materiales reciclables y se construyó con mano de obra local. Una combinación de filtros avanzados y procesos de absorción química para capturar el CO2 atmosférico, forman la primera instalación comercial que demuestra un rápido progreso tecnológico y comercial desde su fundación en 2020.

Piedra caliza como esponja de CO2

La piedra caliza está formada por óxido de calcio y CO2. Cuando se elimina el CO2 de la piedra caliza, el óxido de calcio restante actúa como una esponja, absorbiendo el CO2 para que pueda volver a su estado natural de piedra caliza. La tecnología de Heirloom acelera esta propiedad natural de la piedra caliza, reduciendo el tiempo que lleva absorber CO2 de años a solo 3 días.

Para eliminar CO2 de la piedra, calientan polvo mineral de piedra caliza en un horno que funciona con energía renovable para eliminar el CO2. Luego, la compañía asociada se encarga de secuestrar ese CO2 de forma permanente y segura en depósitos geológicos profundos o en materiales duraderos como el hormigón.

Una vez eliminado el CO2, se esparce ese polvo mineral en bandejas apiladas verticalmente y mediante un tratamiento optimizamos su capacidad de absorción de CO2 en diferentes condiciones ambientales.

Se repite el proceso anterior como si fuese escurrir repetidamente una esponja, pasa este polvo mineral de piedra caliza a través del sistema para aspirar continuamente CO2 de la atmósfera, un proceso cíclico que no sólo reduce los costos, sino que también reduce la cantidad de piedra caliza que se debe extraer.

Meteored