Omar Scarel es sindicado como el responsable de intentar vender activos que ya estaban cautelados por la justicia. También hubo allanamientos en Rosario.

El presidente de la compañía Vicentin, Omar Scarel, fue detenido esta mañana en Avellaneda, Santa Fe, como parte del avance en la causa que lo involucra junto a otras personas, imputadas por una estafa de más de 500 millones de dólares. También hubo allanamientos en la zona de Puerto Norte, en Rosario.

El empresario es acusado de falsificar balances de la empresa que permitieron la venta de activos de la empresa que ya habían sido cautelados por la justicia.

Vicentin publicó un comunicado en el que aseguran que la medida «no encuentra ningún tipo de justificación» y que respecto de la acusación, «la compañía de ninguna manera ha incumplido estas restricciones y todos los acuerdos concursales».

Fuente: Tiempo Argentino