Personal municipal intervino tras la denuncia de un vecino por la presencia de los animales en una casa de zona sur.

Personal de la Municipalidad realizó días atrás una intervención en zona sur. Fue luego de recibir una alerta vecinal por la presencia de patos silvestres en un domicilio del barrio Santa Ana. Se activaron acciones preventivas con equipos de la Subsecretaría de Gestión Integral de Riesgos.

Según se supo, fue un vecino quien informó sobre la presencia de estas aves en estado silvestre en el interior de una vivienda. Los propietarios se comunicaron con personal municipal a los fines de realizar el traslado a su hábitat natural.

Así, en coordinación con personal de la Subsecretaría de Gestión Integral de Riesgos, dependiente de la Secretaría de Protección Ciudadana, se activaron los protocolos preventivos correspondientes.

En virtud de la vigencia de la alerta por gripe aviar, se procedió a la revisión de las aves y su acondicionamiento para el transporte en las unidades municipales.

Además, se realizó el contacto con el personal responsable de una reserva natural cercana a la ciudad, lugar donde quedaron en resguardo para ser ubicados en su hábitat común.

Aves silvestres encontradas en una vivienda en zona sur

Cabe recordar que, ante la confirmación de un caso de gripe aviar en Cerrillos, se recomienda tener en cuenta lo siguiente:

La influenza aviar (IA) es una enfermedad viral que afecta a las aves de corral como a las silvestres. No se ha reportado transmisión interhumana sostenida de virus. El riesgo de transmisión a humanos continúa considerándose bajo y no se transmite por ingesta alimentaria (el consumo de carne aviar, huevos y sus subproductos no presenta peligro para la población).

Las aves silvestres, principalmente migratorias, son el hospedero natural del virus y están siendo el principal factor de diseminación a través del continente. Las poblaciones de aves de corral pueden adquirir la enfermedad por contacto con aves silvestres infectadas.

La enfermedad no se transmite de los animales a las personas por la ingesta de alimentos, por lo tanto, el consumo de carne aviar, huevos y sus subproductos no presenta peligro para la población. El riesgo de transmisión a humanos es bajo, cuando se da la transmisión del virus ocurre cuando las secreciones o excretas de aves infectadas son inhaladas por las personas o el virus toma contacto con las mucosas de boca, nariz u ojos. Por lo tanto, las personas consideradas expuestas son aquellas que hayan tenido contacto directo sin protección adecuada con animales infectados (vivos o muertos) o con sus entornos contaminados.

Asimismo, desde el Ministerio de Salud de la Nación recomiendan seguir las siguientes medidas de cuidado:

Evitar todo contacto con aves muertas o que aparenten estar enfermas.

Evitar el contacto directo con aves silvestres y, de ser posible, solo observarlas desde lejos.

No tocar superficies que podrían estar contaminadas con saliva, mucosa o heces de aves silvestres o de corral.

Lavado frecuente de manos con agua y jabón o usar desinfectantes a base de alcohol.

Se recuerda que, en caso de observarse aves domésticas y/o silvestres muertas o sospechar la enfermedad de alguna de ellas con gripe aviar (problemas nerviosos, respiratorios, digestivos, disminución en la producción de huevos, en el consumo de agua o alimento) se debe notificar al SENASA concurriendo a cualquiera de sus oficinas. Puede ser por medio de la aplicación digital “Notificaciones SENASA”, ingresando al apartado “Avisa al SENASA” desde la web del organismo, enviando un correo a notificaciones@senasa.gob.ar, o por whatsapp al 11-5700-5704.