Este 4 de abril la docencia neuquina renueva su reclamo de justicia completa, a la espera de que sean condenados los responsables de la represión.

Carlos Fuentealba no era cualquier maestro, era un hombre comprometido con sus estudiantes, con mejorar la vida de esos pibes y pibas a los que les daba clases en el Oeste neuquino. Su asesinato el 4 de abril de 2007 marcó un antes y un después en la vida de todos sus colegas y también de muchas otras personas quienes aún reclaman justicia.

La Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN), encabezada con su compañera de vida Sandra Rodríguez y sus hijas Camila y Ariadna, nunca bajó los brazos para reclamar que los culpables de esa represión, que arrinconó a miles de docentes sobre la ruta 22, estén tras las rejas.

Además, siempre buscó dejar el legado de Fuentealba que era el de una escuela comprometida, de un docente interiorizado con la vida de sus alumnos y alumnas. Hoy está vivo en muchos jóvenes maestros que, aunque ni cursaban aún la secundaria cuando lo mataron, conocen de su cálida labor en el aula.

Fuentealba se había recibido de maestro de grande, y solo tres años antes de su muerte. Había trabajado como obrero de la construcción, empleado de comercio, en una juguera y también debió soportar los duros momentos de la desocupación.

La jornada de manifestación para reclamar al gobierno provincial del por entonces gobernador Jorge Sobisch encontró a Carlos con el puño en alto, en búsqueda de mejoras laborales para todos y todas. Incluso aunque su compañera también es docente, él le pidió estar sobre la ruta y que ella se quedara con sus hijas.

La causa Fuentealba II muy cerca del juicio

En noviembre del 2021 el juez de Garantías Lucas Yancarelli confirmó que los ocho policías imputados en la causa Fuentealba II, donde se investigan las responsabilidades del operativo policial donde fue asesinado el docente, irán a juicio.

Esa resolución tuvo sus antecedentes en los fallos del 2019 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y del Tribunal Superior de Justicia de Neuquén, que, según explicó a LM Neuquén el abogado querellante de la causa, Marcelo Medrano “permitieron readecuar el proceso de la causa Fuentealba II al nuevo Código Procesal Penal y finalmente llegar a juicio.

“Más de la mitad de estos policías imputados estaban en las máximas jerarquías de la fuerza policial que tuvieron que ver con el operativo sistematizado ese 4 de abril de 2007 en la ruta”, describió.

El próximo 12 de abril se llevará a cabo una audiencia en el Tribunal de Impugnación, solicitada por las defensas de los imputados, quienes recurrieron la decisión del juez de garantías donde finalmente se podrá elevar la causa a juicio.

“Las expectativas obviamente tanto de Sandra, como de Camila y Ariadna Fuentealba, como de todo el colectivo docente y gran parte de la sociedad neuquina es que finalmente durante el transcurso de este año se pueda realizar el juicio. Este debate oral y público que pueda dar cuenta lo que sucedió antes del 4 de abril y durante ese día que tuvo como correlato el asesinato del maestro y también los días siguientes que intentaron encubrir lo que sucedió”, concluyó Medrano.

Fuente: LM Neuquén