Policías e inspectores de la AFIP irrumpieron en obra en construcción usada como hospedaje, y en la finca donde trabajaban obreros migrantes de Formosa. Una persona está sometida a proceso judicial.

La Policía de Salta llevó a cabo dos operativos en el sur provincial. Fue en el marco de una causa radicada en la Justicia Federal por la que se investiga si se cometió el delito de trata de personas con trabajadores migrantes de Formosa. Habían denunciado retrasos en el pago de sus haberes, trabajo a destajo y pésimas condiciones de vivienda.

La fuerza policial indicó que entre los dos operativos, de los que participaron también trabajadores de la AFIP, «rescataron» a 66 personas que estaban en condiciones de explotación laboral.

Uno de los allanamientos se realizó precisamente en la finca de limones, donde estaban cosechando estas personas, en la localidad de El Galpón, a más de 160 kilómetros al sur de la ciudad de Salta, en el departamento Metán. La policía detalló que en este lugar constató «la presencia de 21 trabajadores pertenecientes a la Colonia Aborigen Estanislao del Campo de la provincia de Formosa».

El otro operativo realizado fue en un edificio en construcción que estaría destinado al funcionamiento de un hotel, en la ciudad de Metán. Allí, «se constató la presencia de los demás trabajadores que vivían en condiciones deplorables, ya que el lugar no contaba con las condiciones mínimas e indispensables para su alojamiento, exponiéndolos a las inclemencias climáticas, a una extrema carencia alimenticia y de servicios básicos».

Según indicó la fuerza de seguridad, estas personas «habrían sido captadas en su lugar de residencia por el administrador de la finca, quien los condujo hasta el lugar para trabajar en la cosecha de limones». La Policía añadió que una persona quedó a disposición de la justicia en relación a estos hechos y que está interviniendo la Unidad Fiscal Federal.

Condiciones de servidumbre

La situación de servidumbre en la que se encontraban fue difundida la semana pasada por los propios trabajadores, en este caso por miembros del Pueblo Wichí de Formosa. Enviaron mensajes a medios de comunicación pidiendo la intervención de las autoridades para mejorar sus condiciones.

Los trabajadores informaron que en el alojamiento que les habían dado en la ciudad de Metán, no tenían baños químicos ni agua y estaban hacinados. Además, la patronal estaba atrasada con el pago de sus jornales e incluso adeudaba todo el salario a 50 trabajadores oriundos de Formosa.

La contratista fue identificada como Dynamic Agroservices, que tiene domicilio en Tucumán. Sin embargo, el señalado como propietario de la empresa es Pablo Padilla, dueño de Padilla Citrus, cuyo sello aparece en el lugar de trabajo.

Salta 12