Aún no se conoce la magnitud de los focos, que obligaron a cerrar uno de los 10 portales de ingreso al área.

La Dirección de Parques y Reservas provincial informó sobre el cierre del Portal Carambola, uno de los 10 que hay para ingresar al Parque Nacional Iberá. La medida fue tomada por la presencia de focos de incendio en el área. Pese a los esfuerzos por combatir las llamas, el cóctel de altas temperaturas, fuertes vientos y una sequía que se extiende sin tregua desde hace más de tres años no ayuda.

La situación actualizó el recuerdo de la emergencia que la provincia vivió el año pasado para esta misma época. Las acciones realizadas a lo largo de 2022 y la intensidad un tanto menor de los incendios hace que los peligros y pérdidas sean, por el momento, relativas, pero siguen siendo de cuidado. De allí la decisión de cerrar el portal que es uno de los más atractivos para el turismo, en plena temporada.

El director de Parques y Reservas provincial, Vicente “Pico” Fraga, confirmó que el cierre del Portal Carambola es por tiempo indeterminado, hasta que cesen los vientos o el fuego se extinga. “El agua se retiró mucho de los canales y varias de las actividades que se ofrecen hoy no pueden realizarse”, señaló.

“Hace un rato hicimos una recorrida y con camionetas se puede andar por el medio del estero. Eso grafica un poco la situación de sequía”, dijo. Y completó: “Esto hace que el pastizal se pudra y se seque, generando condiciones de alta inflamabilidad”.

El Comando Operativo de Emergencias (COE) de Corrientes informó, de hecho, que ayer se registraron dos nuevos focos, aunque ninguno se encontraba activo al cierre de esta nota.

Pero, según información suministrada por el guardaparques Adrián Kurt, encargado de la seccional Carambola, hay fuegos activos en la zona conocida como “Potrero Carambola”. La situación está controlada, aunque reviste cierto peligro por la presencia de vientos cambiantes.

“Ahora no estamos haciendo ataques directos, sino vigías para evitar que el fuego avance”, añadió en relación a las guardias montadas en horas de la tarde de hoy en esos campos del municipio de Concepción del Yaguareté Corá, donde está el Portal Carambola.

Los focos más importantes de los últimos días se situaron en esa localidad. Hace casi un mes que las brigadas de bomberos trabajan en la zona, con éxito variable. La semana pasada las autoridades provinciales decidieron cerrar un camping en ese portal, por precaución.

“Hasta el momento, la Dirección de Parques y Reservas conjugó esta situación [la de los incendios] con la necesidad de trabajar de los prestadores de servicios turísticos. Pero la situación ahora hace imposible la continuidad de la utilización del parque para paseos”, dice el comunicado firmado por la Dirección de Turismo de Concepción.

Este estado de cosas llevó a la Dirección de Parques y Reservas provincial a tomar la determinación del cierre del portal, a la espera de que se pueda controlar el foco y de que llueva con intensidad para ayudar al trabajo de efectivos de bomberos y brigadistas.

Los incendios son combatidos por brigadistas de Parques Nacionales y de la Fundación Rewilding y de los guardaparques de la Dirección de Parques y Reservas.

Animales

El Portal Carambola fue uno de los más afectados por los incendios de principios de 2022. También lo fue el Portal Galarza, que quedó reducido prácticamente a cenizas. Las lluvias posteriores, y un sostenido trabajo de reconstrucción intentan, desde abril y mayo del año pasado, devolverle el perfil natural a toda la zona, pero la sequía no cesa y los fuegos ahora amenazan de nuevo.

La provincia, que en épocas de abundancia puede tener más del 60% de su territorio bajo agua, se encuentra ahora con niveles muy próximos a la sequía total. Las últimas mediciones indicaban alrededor del 10%.

Los guardaparques y conservacionistas apostados en la zona no reportaron hasta el momento que el fuego haya afectado a los animales. El año pasado, las llamas arrasaron con grandes cantidades de hectáreas de llanuras y humedales que constituían un hábitat seguro para diferentes especies que están en peligro de extinción.

Las lluvias que cayeron en las últimas semanas solo alcanzaron para disminuir la intensidad de los incendios. Al cierre de esta nota había probabilidades de lluvia, pero muy menores. En algunos otros sectores de la provincia, en tanto, empezaban a caer algunas gotas.

El año pasado, bajo la coordinación del ingeniero Ditmar Kurtz, un equipo de expertos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) estimó que los incendios habían consumido el 12% de la superficie de Corrientes. El desagregado de ese informe hacía notar que, entre diciembre de 2021 y marzo de 2022, los focos de incendios rurales cubrieron más de un millón de hectáreas de la provincia y al menos 840.000 estaban dentro del ecosistema Iberá, que es una reserva natural, pero a la vez un destino turístico en auge dentro del distrito.

Fuente: La Nación