Reclaman al gobierno de la provincia que no dilate más el inicio de las obras prometidas por el anterior director de Aguas del Norte.

Julieta Yañez, vecina autoconvocada de la Asamblea por el Agua Sana, de San Carlos, explicó que en este departamento de los Valles Calchaquíes la falta de agua se debe al menos a tres factores: la contaminación, la falta de potabilización y la falta de acción del gobierno.

Los vecinos reclaman por la solución hace más de 10 años. Ya realizaron estudios del agua que muestran que contiene boro y arsénico, lo que representa un peligro para la salud. Hablaron con científicos, biólogos y médicos para comprender mejor la situación. Incluso lograron establecer una asamblea y mediante ella han realizado estudios de varios pozos junto con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTI). Las promesas de soluciones ya son moneda corriente, pero solo quedan en eso: promesas. Ahora piden acción.

La situación es crítica ya que casi 4 mil vecinos de San Carlos no tienen acceso al agua potable y deben llevar sus propios bidones de agua o comprarla en la ciudad. Los vecinos autoconvocados de la Asamblea por el Agua Sana están indignados por la falta de acción del gobierno.

A pesar de las promesas de solucionar la problemática, las obras que se anunciaron a principios de año aún no han comenzado. El gobierno ha aprobado los estudios y ha determinado que se realizarán obras para llevar agua de San Antonio a San Carlos. Pero, recientemente, un empresario ha puesto en duda la suficiencia del agua y ha sugerido traer agua de San Lucas. Esto ha llevado a los vecinos a preguntarse por qué se están realizando más estudios y por qué se está generando más retraso en la solución.

La vecina también relató que el INTI, luego de realizar los estudios pertinentes, ha informado que hay caudal suficiente en Animaná para suministrar agua potable a San Carlos, y que el agua en esa área es saludable. Sin embargo, el empresario dueño de la bodega Animaná puso en duda estos informes sugiriendo que se lleve agua de San Lucas, lo que ha llevado a los vecinos a preguntarse por qué se están generando más estudios y vueltas a lo que antes ya parecía casi solucionado. En este momento, la empresa Aguas del Norte y las entidades del gobierno han acudido a tomar muestras de pozos en San Carlos para verificar el contenido de boro en el agua.

«Mire, nosotros tuvimos una asamblea con el ministro de Infraestructura, el ministro Camacho, tuvimos una asamblea donde vino entonces el señor García Salado, que estaba como responsable de Aguas del Norte. Hicimos una asamblea pública en la plaza donde se comprometieron, donde hablaron que los primeros meses, los primeros días de acá del año 2023 ya estaríamos trabajando con la obra, o sea, se habló de una presentación de licitación de la obra. Y después de esta asamblea, García Salado renunció, o sea, el presidente de Aguas del Norte. Ahora este señor que está ahora al frente, Ignacio Jarsún, no ha venido. Pero sí se ha reunido con el intendente y eso lo sabemos por las redes sociales, porque el gobierno municipal a veces desconoce a la asamblea que es el pueblo, entonces nos tenemos que estar enterando muchas acciones y convenios y resoluciones por las redes sociales», lamentó Yañez.

Es así que los vecinos de San Carlos han estado luchando durante más de una década por la falta de agua potable. A pesar de que se hicieron estudios y han establecido una asamblea para exigir que el gobierno tome medidas para solucionar la falta de agua y aunque el gobierno ha aprobado los estudios y ha determinado que se realizarán obras para llevar agua potable a San Carlos, los retrasos en la acción, han llevado a los vecinos a sentirse indignados y frustrados. Ahora esperan que Provincia tome medidas rápidas para solucionar el problema y proporcionar agua potable a la comunidad de San Carlos.

Fuente: Agenda Salta